La última etapa de la Vuelta al Volante con D.R: llegamos a Madrid

 ETAPA 21  CERDEDILLA-MADRID

Se acabó el sueño, ayer llegamos a Madrid, después de más de tres semanas pilotando kilómetros en las carreteras españolas.

El último día es un día triste porque llega el momento de las despedidas, a la mayoría no volverás a ver hasta la próxima Vuelta a España, han sido muchos días y muchas horas de unión, de ciclismo, de pasión, y todos, la misma afición por este deporte tan duro y tan bello, tan bestia y tan noble.

Se me ponen los pelos de punta, recordar el pódium de ayer, ver a tres grandes: Purito, Contador y Valverde, dándose la mano de una manera noble y de sentimiento. Sólo ellos saben lo que han sufrido, nosotros hemos visto sus rostros cada día, pero ellos han tenido que sufrir, dormir ( poco) por las vueltas que le han dado a su cabeza cada noche al llegar a la cama.

La etapa comenzaba en Cercedilla y por la mañana me acerqué a Madrid a recoger al Consejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, como la etapa comenzaba a las 14.20 pues no madrugué mucho.

Al llegar el punto de encuentro de Cercedilla, gente, gente y más gente, para no variar. Era imposible dar un paso, y como estamos tan cerca de casa, mucha gente conocida, muchos amigos.

Dejo mi coche, como cada día, delante de la salida de los corredores, y recorro unos 200 metros hasta el punto de encuentro, y, no me lo puedo creer, conductores, comisarios y personal de la Vuelta, anoche me han visto en la TV ¿pero que me estáis contando?. Yo estoy alucinando puesto que no tenía conocimiento de que me hubieran hecho un programa ni nada por el estilo hace tiempo. Y según, unos y otros, habían sido dos horas de programa: “mi vida diaria y mi trabajo del día a día en Salamanca”…………..

Lo primero que pienso que me están gastando una broma y sigo hacia adelante para hacer mi trabajo, coger mis invitados. Pero cuál es mi sorpresa cuando se acerca Olano hacia mí y me cuenta el programa que había vista a las 12 de la noche en la TV de CyL: “Un día  con Dori Ruano”  (que me habían grabado hace dos años)

Yo alucinaba, no me lo podía creer, el último día y allí estaba yo, colorada como un tomate. Y me preguntaba, pero anoche todo el mundo estaba viendo la Televisión ¿por qué no fuisteis de fiesta?

Una vez que consigo llegar al punto de encuentro (13.15) , recojo a mis invitados de Cofidís y quedo con ellos a las 14.10 para irnos hacía el coche. Pues a esa hora no habían aparecido y los corredores ya estaban situados en la línea de salida y yo estresada pensando que hoy se iban a quedar en tierra porque eran las 14.19 y aún no habían llegado, y el pelotón salía a las 14.20.

En ese periodo de tiempo, desde las 14.10 hasta las 14.19 pasó un mundo y yo estaba de los nervios porque no sabía si irme y dejar en tierra a mis invitados,  y  esperando ese momento, a Purito se le ocurre entrar en el punto de encuentro (lugar donde está toda la gente que tiene pulseras de invitados y se encuentran las carpas publicitarias de los sponsors de la Vuelta). Lleno a reventar de gente y en  menos de 1 segundo Purito estaba rodeado de 20 personas encima de él, pidiéndole una foto, un autógrafo………. Uff, cuando Purito quiso reaccionar, ya no podía ni dar la vuelta con su bici. Lo único que yo podía hacer era cogerlo, quitarle a la gente de encima (ser la mala de la película, pidiendo disculpas) y llevarlo rápidamente hasta la puerta de salida. Y así lo hice, Purito es muy buena gente, es muy campechano, pero en esos momentos era un suicidio para él, apenas había tiempo y la gente no se da cuenta que hay momentos en los que el corredor no puede y no puede. Había estado todo el tiempo en el autobús haciéndose fotos con todos los que querían y firmando autógrafos y ahora ya no era el momento.

Cuando ya eran las 14.20 aparecieron mis invitados, con toda tranquilidad del mundo, casi los mato, lo único que les dije: ¿sabéis correr? Pues lo único que tenéis que hacer es seguirme a toda pastilla si queréis ver la etapa. Pasar el pelotón me supuso un triunfo, no sólo por los corredores, sino por toda la prensa que estaba a su alrededor. Menos mal que salió con unos minutos de retraso, sino no lo hubiera contado.

No me lo podía creer, estaba en el coche ya con mis invitados de Cofidis y con Pilar, la jefa de las motos de Racer, y su pequeño “Sebas”, que apenas levantaba un palmo del suelo.

La etapa, os la imagináis, hasta la entrada a Madrid, tranquilidad absoluta, los invitados viendo el pelotón a escasos metros. Hubo un momento que vi el maillot rojo de Contador encima del retrovisor del coche. Os imagináis a Sebas y a mis invitados, no sabían si estaban en un sueño o era realidad.

La entrada en Gran Via, por Princesa, fue espectacular. Al pelotón se le ocurre despertar y meter la sexta y todos los coches y motos estábamos encima de ellos. De película de rallye de coches: 4 filas paralelos en Gran Vía y delante de nosotros, más 20 motos…………..Sirenas, pitidos, chirridos de las 4 ruedas……………. Momentazo: Adrenalina a quemarropa…………

Llegar a Cibeles, parar y coger invitados y más invitados y más invitados. Eran 9 vueltas a la Castellana, con los semáforos en rojo y cerrada al tráfico. Bueno, los que me conocéis ya sabéis como iba, no os cuento la velocidad porque este blog lo leen niños.

El día no había terminado para mí, era el bautizo de Carla, la sobrina de Fran y mía y teníamos banquete a las 20 horas en Las Rozas. A las 22 horas nos hemos venido para Salamanca, porque Fran tenía que llegar a las 8.30 de la mañana a trabajar en Vigo.

Si, de locos, esto es así, de locos. Como le digo a mi madre: como no lo haga ahora, cuando lo voy a hacer, cuando tenga 40 años?  Aprovecharé ahora que soy joven.

Esto es todo en cuanto Vuelta a España al Volante, otro prisma, otra forma de hacer Vuelta.

Muy pronto escribiré mis reflexiones sobre la Vuelta , pero desde la revista digital DESDE LA CUNETA,  que me van a dar una oportunidad para expresarme y decir todo lo que pienso.

www.doriruano.es

  Sacando a Purito del punto de encuentro