La vuelta al Volante con DR: Etapa 15-16

Etapa 15 – Etapa 16    La Robla-Lagos de Covadonga/Gijón-Cuitu Negro

 

De la Etapa 15, con salida en La Robla y llegada a los Lagos, no puedo hablar mucho porque mi grado de inconsciencia a la llegada al hotel era tal, que no recuerdo más que el cabezazo que me di contra la almohada. Recuerdo ligeramente la llamada de Fran para las buenas noches y no recuerdo ni que le dije. Sólo quería dormir y recuperar el estado de consciencia.

Por la mañana, me he levantado a las 7 de la mañana porque hay trabajo que realizar y el tiempo pasa en la Vuelta sin darte cuenta. Mañana debo entregar 3 trabajos para finalizar la carrera de CAFYD, así que hoy seré breve porque la noche puede ser larga.

Anoche, dormimos en Oviedo y esta mañana, coche y rumbo a Gijón con la emoción de la etapa en Cuitu Negro, que al final ha sido lo que todos esperamos. Felicitar a Abraham Olano y a Paco Giner, los artífices de los recorridos, y como no al Jefe, Javier Guillen, que se lo permite. Etapón, Etapón, lo que nos han monstrado Valverde, Contador y Purito, grandes animadores de la Vuelta.

Nada más comenzar la etapa he subido al control de firmas para hacer dos cosas:

1º  Felicitar a Juan Mari Guajardo, speaker de la Vuelta: hoy era su  cumpleaños  y como siempre, me ha sacado los colores con el micrófono.

2º Hace tiempo que tenía una foto pendiente con mi  “compi de piso”, así que he dicho que hoy era el día. Y allí hemos estado, Maria (comisario del cronometraje y firma de corredores) y yo, para inmortalizar el momento.

En la Carpa de Unipublic, muchos invitados, muchos- Hoy había que hacer encajes de bolillos para poder meterlos en el helicóptero. Al final lo hemos conseguido, todos han hecho paseo en coche y paseo en aire. Y como el paisaje y el recorrido eran de película, se lo han pasado genial.

Conmigo, han estado Camacho, senador por Toledo y su compañero de viaje, Antonio. Gran amigo y compañero de algunas vueltas disputadas con los diputados y senadores, en tiempos pasados.

Hemos parado a comer tranquilamente porque tenían que estar conmigo durante 150 kilómetros y la escapada, de los dos fugados, ha cogido hasta 15 minutos con respecto al pelotón y hoy no nos hemos estresado en la etapa. Hasta arriba no hemos podido subir puesto que no había espacio para todos los coches, nos hemos quedado en la zona de invitados viendo pasar a los corredores, a falta de 3 kilómetros y luego el final en la pantalla de TV.

Al finalizar, había dos opciones: coger el coche y hacer 250 kilómetros a Santander para descansar mañana, o bien, 260 kilómetros y llegar a Salamanca y dar un beso a “la tía Mari”, es decir a mi madre. Y como tenía mono de mamá, porque al gallego lo veré en breve en Madrid, he llegado a mi casa a la hora prácticamente de irse a la cama, pero la cara de felicidad que ha puesto mi madre no tiene precio, no se lo esperaba. Esta noche, no va a soñar que dónde estoy, sino que va a soñar que dormiré cerca de ella.

Mañana, la etapa de descanso para los mortales, será para mí, la etapa del ordenador, de mañana depende que tire por la borda dos asignaturas o no. Así que como buena disciplinada, me tengo que poner las pilas, con un poco de ayuda de alguien que me quiere mucho.

Hasta el miércoles ya no os veo y os contaré si he conseguido terminar a tiempo lo que tenía pendiente de entregar.

Dori Ruano Sanchón

www.doriruano.es,

  Maria ( mi compi de piso en la Vuelta )  en el control de firma

  Con Camacho y Antonio, mis invitados, en un momento de relax